El mundo en 1917 y en el 2017. Por

Minientrada Posted on Actualizado enn

Fuente: La República 

Foto: La República

Conviene mirar las incertidumbres de la presente coyuntura mundial (Brexit, Trump, crisis de refugiados, incertidumbre electoral en Francia, Holanda y Alemania, etc.) en el marco de la media duración, es decir del mediano plazo.

Como han dicho Erick Hobsbawm y otros, en 1917, con el fin de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Soviética se cierra recién el siglo XIX, un siglo largo, que corrió desde la Revolución Francesa, en 1789, hasta 1917: fue el siglo de la revolución industrial, las revoluciones democráticas y el imperialismo. Un siglo de continuidad de la política mundial eurocéntrica.

El siglo que se inicia en 1917, el siglo XX, se ha caracterizado, entre otros elementos, por las guerras mundiales, por la existencia de un campo de países comunistas, por el sistema bipolar de la Guerra Fría, por el desarrollo de un poder bélico capaz de destruir a la humanidad, por el proceso de descolonización que ha acercado a 200 el número de Estados existentes (de 51 que fundaron la ONU en 1945).

En 1917, con el fin de la política mundial eurocéntrica se instala la hegemonía mundial norteamericana (que antes había sido sobre todo una hegemonía regional en el hemisferio americano). Esta hegemonía que cumple ahora 100 años, se ha visto debilitada en las últimas décadas por la aparición de poderes económicos que han disminuido su preponderancia en la composición del producto y el comercio mundiales y por la aparición de nuevas potencias políticas, como China y la Unión Europea. Este deterioro se ha manifestado también en las guerras que Estados Unidos no ha podido ganar, como Corea, Vietnam e Irak.

El siglo XXI tiene algunas características que lo hacen bien diferente al XX: El campo comunista no existe. EEUU sigue siendo la primera potencia mundial, pero ya no es la cabeza hegemónica de un sistema unipolar o bipolar. El mundo se ha vuelto apolar y, por eso mismo, el retorno al aislamiento que habita en la retórica de Trump no produce aumento sino disminución del poder de su país. La agresividad contra el resto del mundo corresponde a una paranoia que recuerda textual y peligrosamente a la Alemania de Hitler: Un “todos están contra mí” que la verdad es que resultaba menos imaginario en la Alemania pos Versailles de los años 30 que en los Estados Unidos de hoy.

Lo más grave es que hoy, en el 2017, la humanidad puede literalmente autodestruirse a corto plazo. Puede hacerlo de tres maneras: por la guerra entre potencias atómicas, por la generalización del terrorismo y los conflictos bélicos con objetivos civiles (las guerras santas que fueron iniciadas hace mil años también por los cristianos) y por efecto del calentamiento global y el cambio climático.

Sin embargo, la xenofobia de Trump debía acercar a América del Sur con México y América Central. Cada vez tiene menos sentido la división de la región por un meridiano ideológico, entre el lado del Pacífico y el lado del Atlántico, a imagen trasnochada del Tratado de Tordesillas. U oponer, tomando el paralelo que pasa por Panamá, el norte de América Latina a su zona meridional, más diversificada en sus relaciones económicas internacionales, y, por lo tanto, con mayor independencia (que era lo que tenía en mente Fernando Enrique Cardozo cuando lanzó el proyecto de la comunidad de América del Sur, luego UNASUR). Existe la posibilidad y necesidad de una mayor cooperación entre el norte y el sur de América Latina (es decir, de que no se repita el cómplice silencio regional ante la conquista de más de la mitad de México en el siglo XIX). Y también de una mayor asociación con el conjunto de los países del Pacífico, sin exclusiones, ahora que Trump ha acabado con el TPP. Todo esto, por supuesto, sin dejar de esforzarse por sostener las mejores relaciones con los Estados Unidos.

Sin duda que, como en el pasado remoto y en el pasado reciente, el Perú jugará un rol positivo y destacado en la nueva acumulación de fuerzas regionales.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s