De cómo la formación online y gratuita cambiará el futuro de la Universidad. Mª José Gómez-Serranillos

Minientrada Posted on Actualizado enn

Fuente: El Mundo

Una recomendación de Jesús Barreto

Ilustración. AJUBEL

Los CEO de las cuatro grandes plataformas de MOOCs analizan el impacto de estos programas en el modelo educativo futuro, donde la formación presencial convivirá con la virtual

“Los micromásteres están reinventando la educación. Los MOOCs de los comienzos son muy distintos y han derivado en estos formatos más especializados en un área muy concreta”, subraya Anant Agarwal, consejero delegado de la plataforma edX. “En la actualidad, se está gestando una revolución pacífica en la educación superior. En 10 años la formación será otra. Los sistemas educativos irán adoptando nuevos métodos”, añade.

El directivo de esta plataforma de MOOCs visualizaba así el modelo educativo que veremos en el futuro, durante su participación en una mesa redonda de la conferencia European Mooc’s Stakeholders Summit, organizada la semana pasada en la universidad madrileña Carlos III. Al debate acudieron también los primeros ejecutivos de las otras tres plataformas de referencia en este ámbito a nivel internacional: Carolina Jeux, consejera delegada de MiríadaX; Rick Levin, director ejecutivo de Coursera y Simon Nelson, director ejecutivo de Future Learn.

Las siglas MOOC corresponden al término Massive Open Online Courses (Cursos online abiertos y masivos), una opción formativa que se ha alzado en los últimos años como la vía de acceso gratuita a ciertos programas de Harvard, Yale, el MIT o Princeton. En estos centros cursar un MBA o una carrera universitaria puede costar muchos miles de euros al año. Si a esto sumamos que las pruebas de admisión son complejas y exigentes, se puede deducir que el acceso convencional a estas prestigiosas universidades americanas se reduce a un grupo de privilegiados.

¿El único requisito para cursar un MOOC? La motivación por aprender. Estos cursos dieron sus primeros pasos en la Universidad de Utah (EEUU) a finales de la década de los 2000. Esos años se empezó a ver cómo algunos cursos educativos abiertos tenían una amplia acogida con miles de inscritos. El modelo se extendió por otras universidades de EEUU hasta que en 2011, los profesores Thurn y Norvig de la Universidad de Stanford (California) comprobaron que más de 160.000 alumnos se matricularon en su curso de inteligencia artificial. De ellos, más de 100.000 vivían fuera de EEUU. El fenómeno MOOC comenzaba a sonar. En España se sitúa en 2012 el año de su despegue, que fue cuando la Universidad Politécnica de Madrid importó el modelo para ofrecer una formación democrática y virtual sin que el dinero sea un impedimento.

El impulso de estos cursos abiertos ha sido posible gracias a que han contado con una aliada clave: la tecnología. Youtube, espacios virtuales y todo tipo de recursos online configuran las nuevas aulas para los alumnos que pueden encontrarse en cualquier punto de los cinco continentes. Desde un estudiante de cualquier pueblo español, hasta otro que viva en una gran capital como Londres o Barcelona.

Revolución educativa

“Con pocos medios, las posibilidades educativas que aporta la tecnología son infinitas. Únicamente se necesita un ordenador o una tablet”, resalta Carlos Delgado Kloos, vicerrector de Estrategia y Educación Digital de la Universidad Carlos III, ubicada en los municipios madrileños de Getafe y Leganés.

Los MOOCs son gratuitos. En caso de querer solicitar un certificado que acredite su realización, se debe acudir a estas plataformas, que lo gestionan con la universidad y otros centros que imparten los programas. Estos son los que expiden el documento.

El mensaje de la jornada de la Carlos III fue unánime: estos cursos definirán la educación del futuro, en la que estudios presenciales y virtuales convivirán y se complementarán. El resultado será un modelo blended learning, es decir, más flexible y no tan encorsetado en el aula física.

“No se puede concebir la educación futura sin tecnología”, defiende Rick Levin, director ejecutivo de Coursera. Esta fue la plataforma pionera de estos cursos, y abrió camino en este terreno. “Los cambios están viniendo por los modos de interacción y comunicación entre alumnos. Ahora se hacen puestas en común entre estudiantes de los cinco continentes, por el sinfín de oportunidades que aporta la tecnología“, añade.

Coursera fue lanzada en 2012 por la Universidad de Stanford y, en años posteriores, siguieron el ejemplo otros campus como el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), con edX, que adoptó igualmente Harvard. La inglesa Future Learn o MiríadaX, impulsada por Telefónica, Banco Santander y la Red Universia, fueron otras plataformas que no quisieron perder las oportunidades que ofrecía este modelo educativo. La plataforma española, nacida en el año 2013, se ha convertido en la referencia en el mercado español, siendo una de las más utilizadas por universidades y escuelas de negocios, junto con edX y Coursera.

Unas oportunidades que, en ocasiones, se traducen en grandes cifras derivadas de la apertura y gratuidad de esta formación. Simon Nelson, director ejecutivo de Future Learn, recuerda, a modo de ejemplo, que uno de los hitos conseguidos por la plataforma que dirige fue cuando en 2015 se consiguió que 440.000 estudiantes se matricularan en el curso de preparación para obtener el título IELTs del British Council.

En otros casos, las ventajas de esta educación quedan patentes en la posibilidad de dirigir la formación que se quiere para los empleados. Un ejemplo lo encontramos en el Fondo Monetario Internacional (FMI) que, a través de edX, forma a los funcionarios de distintos países de forma continuada.

Variedad de temáticas

Pero, sin duda, la gran ventaja de estos programas es, además de su accesibilidad y gratuidad, la variedad de temáticas que abarcan. Esta diversidad posibilita afinar la necesidad educativa, es decir, formarse en una materia muy especializada durante un breve período de tiempo.

Otra de las señas de identidad de los MOOCs es que su duración contempla días, semanas o unos meses. Anant Agarwall destaca la importancia de que los alumnos tengan la posibilidad de decidir: “Pueden optar por cursar un micromáster y, posteriormente, pensar si quieren estudiar un MBA u otro programa”.

La variedad de disciplinas es infinita, aunque están tirando bastante todas aquellas relacionadas con la digitalización. Reflejan, por tanto, una de las transformaciones que viven sociedad y empresas, y que determinarán las profesiones del futuro.

En la Universidad Politécnica de Valencia se pueden encontrar desde cursos de desarrollo de videojuegos hasta cómo diseñar y montar tu propio robot. Mientras, en la Carlos III se pueden barajar opciones como el conocimiento de las comunicaciones móviles o cómo será la educación digital del futuro. Un curso de robótica o el manejo de las redes sociales son algunos de los cursos disponibles en Coursera a través de las universidades Autónoma de México o el Tecnológico de Monterrey, en el mismo país. La oferta de cursos está disponible en inglés para unos programas y en español para otros, y en muchos casos la misma opción se puede realizar en dos o más lenguas.

La personalización de otros cursos o la originalidad de su contenido hacen de ellos la opción idónea para quien tiene una necesidad formativa muy concreta o un interés a nivel personal. Así, entre los primeros dentro de edX, se pueden encontrar cursos de programación en Java, o en Python (Coursera). Otros están centrados en el márketing digital, la ciencia de datos, la neurociencia médica, introducción a la visión por ordenador o fundamentos de Excel para negocios.

Si se toma la originalidad como pauta, se pueden encontrar opciones como Caer o no caer. El secreto de las estructuras (edX), ¿Cómo? Química en mi casa (Coursera), Historia de las reglas del fútbol en Inglaterra y Argentina (Coursera) o Sexualidad, mucho más que sexo (Coursera).

El profesor Velázquez

Hasta 27 temáticas distintas a través de 600 cursos ofrece MiríadaX, en varias universidades e instituciones. Según datos de la Comisión Europea manejados por la plataforma, España es el primer país europeo en generar MOOCs, concentrando el 27% de la oferta. Actualmente forma a 3,7 millones de alumnos en España e Iberoamérica, región donde es igualmente el canal más empleado en este ámbito.

La cocina y el arte han sido las disciplinas que más tirón reciente han tenido en la oferta de MiríadaX. El Celler de Can Roca impartió, a través de la Universidad de Girona y durante dos ediciones, un programa sobre Cocina al Vacío, que atrajo a 23.000 alumnos en 2016. Desde la firma aseguran que ha sido uno de los mayores éxitos. Otro de los programas más aclamados del pasado año tuvo a Velázquez de protagonista y maestro. Una recreación virtual del pintor español del XVII enseñaba y explicaba los entresijos de sus obras más destacadas en el Museo del Prado. La famosa pinacoteca madrileña se convertía así en un aula virtual para 25.000 alumnos.

Carolina Jeux, consejera delegada de Telefónica Digital, resaltaba la idea de agilidad en el encuentro de la Carlos III. “La generación de contenidos a través de la plataforma MOOC es más ágil y barata que los antiguos programas de e learning, donde se usaban infografías y métodos más complejos y costosos”, afirmaba la directiva.

La gran ventaja que ve Jeux en esta modalidad formativa es que cubre una necesidad específica: “Por ejemplo, hemos tenido demandas de empresas que, a través de MiríadaX, necesitaban un curso de chino para un grupo de trabajadores“.

Aportación mutua

Y precisamente, esta utilidad tan concreta marcará la instauración futura de estos cursos en el ámbito formativo. En la cita se insistió en que, en ningún caso, supondrán el fin de la educación presencial en las aulas, ni en el ámbito universitario ni en las escuelas de negocios. “Seguirán existiendo las clases presenciales por el valor indiscutible del cara a cara profesor y alumno, y por otras ventajas, como poder hacer relaciones profesionales de networking“, defiende Jeux.

El modelo que se extenderá en el futuro será flexible y mixto, que permitirá la convivencia de la educación presencial y la virtual. Beberá de las ventajas de ambas. “Los responsables de Recursos Humanos de las compañías están valorando cada vez más recibir currículos donde figuren MOOCs o micromásteres. Es un síntoma de un reciclaje formativo y capacidad de aprendizaje por parte del aspirante, después de haber realizado una carrera universitaria o un MBA”, añade la directiva.

En su opinión, esta educación online servirá igualmente para hacer más accesibles económicamente los MBA y Executive MBA, caracterizados por los elevados costes de sus matrículas. Al reducirse los periodos de clases presenciales en pro de la formación online, los costes se abaratan.

Acoplarse al modelo educativo configura el gran reto de los cursos masivos, un modelo que debe intentar solventar otra cuestión clave: la tasa de abandono.

Su gratuidad se convierte en un arma de doble filo. Facilita el acceso pero, a la vez, lleva a muchos a abandonar los estudios por no existir la carga económica de la formación clásica. Según datos aportados por la Escuela Europea de Dirección de Empresa (Eude), alrededor del 90% no llega a finalizar los MOOCs, y el 35% es el dato en el caso de los másteres virtuales.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s