El precio del grado en España es 20 veces más caro que en Alemania. Olga R Sanmartín

Minientrada Posted on Actualizado enn

Fuente: El Mundo

La matrícula de la carrera en Cataluña es tres veces mayor que en Galicia

 

Desde 2012, la matrícula del grado ha subido un 32% y la del máster, un 75% y crecen las diferencias entre CCAA, según CCOO

Aumentan un 52% los alumnos que realizan un máster en la privada

Estudiar la carrera en una universidad pública española sale mucho más caro que hacerlo en un centro de las mismas características en Alemania. El precio medio de la primera matrícula de grado aquí –1.110 euros al año- es 20 veces superior a los 50 euros anuales que cuesta allí. Lo mismo ocurre con el máster. En los campus públicos alemanes el máster vale igual que el grado, pero en España los estudiantes pagan, de media, 2.020 euros al año; es decir, 40 veces más.

Lo dice el sindicato CCOO en un estudio que ha presentado este viernes con datos sacados de Eurydice (la base de datos de la CE) y del Ministerio de Educación. En el trabajo se pone de manifiesto que España es uno de los países de Europa donde las carreras son más caras.

De los 37 territorios de la UE y del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) analizados, España es el noveno más caro en estudios de grado y el octavo más caro en estudios de máster.

Buena parte de las universidades europeas públicas ofrecen matrículas gratuitas, tanto en el grado como en el máster, recuerda CCOO. Es el caso de AustriaDinamarcaFinlandiaNoruega o Suecia, países conocidos por la alta calidad de sus sistemas educativos.

Pero en España, según denuncia el sindicato, el coste de la educación universitaria constituye “un importante sacrificio” para las familias, sobre todo porque no hay un sistema de créditos estatales que pueden ser condonados en función de los resultados o devueltos con el primer sueldo (lo tienen 29 países), ni de desgravación fiscal a las familias por cada hijo universitario hasta que éste cumple los 25 años (lo ofrecen 16 países), ni de ayudas familiares por cada hijo que va a la universidad (está vigente en 12 países).

Ni préstamos estatales ni incentivos

Nuestro país es el único, con BosniaCroacia y Rumanía, en el que no se ofrece ninguno de estos incentivos. Y ello agrava la factura familiar. Porque en lugares donde los precios de los estudios son similares a España, hay, a cambio, ventajas fiscales por estudiar (ocurre en AlemaniaItalia o Suiza) o préstamos estatales (los ofrecen Holanda o Alemania) o ayudas familiares por cada hijo universitario (de nuevo, Alemania).

Al final, sale más barato estudiar en Suiza que en la Comunidad de Madrid o en Cataluña.

Porque otra de las cosas que hace el informe de CCOO es ver qué ha pasado con los precios desde que se aprobó, en 2012, el Real Decreto Ley de Medidas Urgentes de Racionalización del Gasto Público y comparar cuánto cuesta estudiar según el lugar en el que viva el estudiante.

Las conclusiones son, por un lado, que desde ese año “se han incrementado significativamente las diferencias entre comunidades autónomas” y, por otro, que las subidas medias de los precios de los grados superan el 32% y los de los másteres, el 75%, según los cálculos de CCOO.

Estos porcentajes son superiores a los que ofrecen los datos en bruto del Ministerio de Educación y que dan cuenta de un incremento menor: del 19,4% en el grado y del 50% en el máster. ¿Por qué?

“Porque el Ministerio simplemente hace la media entre lo que cuesta la matrícula en las comunidades, pero no tiene en cuenta la población. Nosotros hemos hecho una media ponderada en función del número de alumnos que estudian en cada comunidad autónoma”, responde Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO.

La conclusión es la siguiente: “El nuevo modelo de precios públicos establecido por el decreto ha provocado su encarecimiento y ha establecido un sistema que discrimina económicamente a los estudiantes de las diferentes comunidades autónomas”.

Estudiar en Cataluña cuesta el triple que en Galicia

Estudiar en Cataluña el grado cuesta el triple que en Galicia, una comunidad autónoma que es de las pocas en las que en los precios no han subido en los últimos cinco cursos. No se puede decir lo mismo de Cataluña o Madrid, las dos regiones que presentan los precios más elevados. El estudiante catalán que pagaba de media 1.206 euros en el curso 2011/2012 ha abonado casi el doble, 2.011 euros, en 2015/2016. El universitario madrileño, por su parte, tenía que desembolsar 1.095 euros en 2011/2012, que se han convertido en 1.638 euros en el pasado curso.

La subida de precios en los programas de posgrado de la universidad pública ha sido aún más “desmesurada”, según el sindicato. En Cataluña, 60 créditos matriculados por primera vez en titulaciones de másteres no habilitantes cuestan 3.952 euros por curso, cuando hace tan sólo un lustro valían 1.663 euros.

MadridAragón, la Comunidad ValencianaNavarra y Murcia presentan, asimismo, precios que superan los 2.500 euros anuales y que se han multiplicado en los últimos cinco años, aunque también es cierto que buena parte de los gobiernos autónomicos ha empezado a estabilizar los precios -todavía muy altos- en el último año. Sólo Galicia y Andalucía se mantienen en cuantías similares a 2011. Y Castilla-La Mancha se ha convertido en un caso excepcional, porque el precio ha bajado desde 2011/2012. Las tres son las regiones en donde es más barato hacer un máster.

CCOO concluye que “esta desmesurada subida de precios, producida durante la peor crisis económica de las últimas décadas, justo con la injusta política de becas, ha dificultado a muchos estudiantes el acceso a los estudios universitarios y ha provocado un inaceptable incremento de las desigualdades“.

Las becas

El Gobierno presume de que ha destinado a becas el presupuesto más alto de la historia. Tiene razón. Pero CCOO advierte que “está creciendo la desigualdad social“, ya que aumenta el número de estudiantes que han sido becados, pero la cuantía de las becas se ha reducido desde que se modificaron los criterios de evaluación en el curso 2011/2012 y se ligaron las ayudas al rendimiento académico. Según sus cálculos, la cuantía media ha bajado en 600 euros desde el curso 2011/2012.

El sindicato señala que el 29% de los estudiantes españoles, tanto en universidades públicas como en privadas, ha podido obtener algún tipo de ayuda parcial en forma de beca por parte del Gobierno. Este porcentaje es similar al existente en RumaníaTurquía o Macedonia. El porcentaje de becarios en países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca u Holanda es mucho más elevado.

España está en el puesto 14 de 37 países si consideramos el número de estudiantes que cumplen los requisitos económicos y académicos para ser beneficiarios de una beca. Por otro lado, ocupa el puesto 22 en cuanto el importe medio de las becas.

Ante esta situación, CCOO propone derogar el decreto 14/2012 y “establecer un nuevo modelo que reduzca las desigualdades entre los estudiantes de las diferentes comunidades autónomas”; reducir el precio de las matrículasuniversitarias “hasta alcanzar la gratuidad en los próximos años”, e igualar los precios de los másteres a los de los grados, como ocurre en 27 de los 37 países estudiados. El ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, se ha mostrado sensible a esta situación y accede a equiparar los precios de másteres y grados.

CCOO ha calculado que poner las matrículas gratuitas en las universidades españolas le costaría al Gobierno 1.300 millones de euros cada año, descontando el dinero que ahora se invierte en becas. A cambio de esta inversión, nos convertiríamos en un país mucho más atractivo para los extranjeros.

“Probablemente por estos precios tenemos tan pocos estudiantes internacionales“, aventura Julio Serrano, responsable de Universidades de CCOO.

Serrano recuerda que Francia alberga muchos más estudiantes latinoamericanos que España, a pesar de que compartimos idioma, y muestra un folleto que el Gobierno francés reparte con el fin de atraer estudiantes de fuera: “El Estado francés sufraga directamente una proporción muy significativa del coste real de los estudios de cada alumno. Este dispositivo nacional permite mantener el costo de los gastos de matrícula a uno de los niveles menos elevados del mundo“, dice el folleto.

“Un país no puede salir de la crisis si no apuesta por una educación universitaria pública de calidad accesible para toda la población independientemente de su nivel económico, máxime cuando somos el país donde más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, según la OCDE”, reflexiona CCOO.

¿Qué opina de todo esto el Gobierno? “La fijación de las tasas universitarias se hace por parte de las comunidades autónomas dentro de los umbrales que fija el Ministerio y, de hecho, como el propio informe señala, hay comunidades como Galicia [PP] con tasas claramente por debajo de los 1.000 euros (el precio medio de un grado está en 713,4), mientras que otras las tienen mayores. Después de los peores años de la crisis, ya se está produciendo una reducción en algunas regiones, como la Comunidad de Madrid, que las ha reducido un 10% este año y entendemos que las comunidades autónomas seguirán este camino conforme mejore la situación económica“.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s