Fuente: FB de Lenin Nazario

Lenin Nazario reflexiona sobre el conflicto en la Educación

– Según los medios y todos los representantes de la derecha los del Movadef están acostumbrados a lavar el cerebro de la gente para que les apoyen. Hoy, dicen, han hecho eso con los maestros.
Desde su lógica, el Movadef es una organización radical que defiende a terroristas y a pesar de todo eso pueden lavar el cerebro para que reciban apoyo. Entonces, si los del Movadef pueden «lavar el cerebro» a pesar de ser tan malos, por qué no van ellos, los buenos, a hacer lo mismo?. 
– En realidad, lo que sucede es que la derecha y los grupos de poder económico se enredan en sus discursos ridículos para culpar a los huelguistas de los problemas del país. Hoy, el problema no es el Movadef ni los terroristas, el problema es el abandono histórico del Estado a la educación pública. Es decir, los profesores están mal pagados(y encima les exigen preparación y especializaciones), por su lado los niños no tienen ni aulas, en muchas zonas se sientan en piedras y maderas para poder estudiar. Hay muchos niños que tienen que caminar varias horas para estudiar, porque al estado no le da la gana de construir un colegio en su pueblito, ya que sería un gasto innecesario. Entonces, al ver esos problemas reales de la educación peruana, es de esperarse pues que los maestros empiecen a protestar. Incluso si el pueblo en su conjunto saliera a las calles, sería entendible.
– Sin embargo, el gobierno de hoy hace lo mismo que sus antecesores, terruquear a los maestros para no aceptar sus exigencias. A las élites gobernantes le importa un pepino la educación del pueblo. Cuando dicen que están preocupados por los niños que están perdiendo clases, mienten descaradamente, los hijos de esos sinvergüenzas no estudian en colegios públicos, todos están en los colegios privados más caros del país. Son indiferentes a las necesidades del pueblo porque simplemente no sienten lo mismo, nunca han tenido las mismas necesidades. Por eso creo que la población tiene que apoyar a los maestros en su lucha, porque es totalmente justa.