Fuente: La República


Sede. La UPSC alberga a 3.137 estudiantes en cuatro facultades. Funciona desde el 2007.

Este mes vence plazo. Casa de estudios de Puno se convierte en la número 42 que deberá cerrar. Otras 89 están autorizadas.

La Universidad Privada San Carlos (UPSC), ubicada en la región de Puno, deberá cerrar en los próximos dos años luego de que la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) le denegara el licenciamiento institucional.

Otras 89 ya cuentan con licenciamiento; mientras que 14 aún están en proceso. De este total, 11 son privadas y 3 públicas: Federico Villarreal (Lima), Pedro Ruiz Gallo (Lambayeque) y la recién incorporada Ciro Alegría (La Libertad), cuyo caso es distinto al resto.

Hay que recordar que este mes finaliza el proceso de licenciamiento, según lo estimado por la Sunedu. «Terminaremos en febrero, salvo una o dos (universidades) con problemas legales. Y en marzo habrá procesos de admisión con las que cumplan con las condiciones básicas de calidad”, dijo el superintendente Martín Benavides a La República a fines del año pasado.

Locales y plana docente

La UPSC, que opera desde el 2007 en el distrito y provincia de Puno, cuenta con cuatro programas académicos: Contabilidad y Finanzas, Derecho, Ingeniería Ambiental y Enfermería.

Entre las deficiencias detectadas por la Sunedu están que parte de su infraestructura contravenía planes de seguridad y reglamento de edificaciones; y que no garantizó las condiciones de habitabilidad de sus aulas y pabellones.

Tampoco evidenció cumplir con procedimientos vinculados a investigación, ni que la totalidad de sus docentes sin maestría o doctorado dictaran clases antes de la entrada en vigencia de la Ley Universitaria.

Ahora, la universidad queda impedida de recibir nuevos ingresantes y deberá cesar sus actividades en un máximo de dos años, a partir del próximo semestre.

La clave

– Durante el proceso de licenciamiento, la Sunedu detectó que la Universidad San Carlos prestaba servicios en 2 establecimientos no autorizados: uno en Juliaca y otro en Ilave. Por ese motivo, fue sancionada con una multa de 612.062 soles.

 

Acceda a la fuente original aquí