Fuente: Ojo Público

ALTURA. Panorama desde la zona alta de Santa Rosa.

Santa Rosa: huelga de aguateros agrava los riesgos de la pandemia. ALTURA. Panorama desde la zona alta de Santa Rosa. Foto: Musuk Nolte.


Actualización al 24 de abril 2020

La amenaza del coronavirus se acrecienta en las zonas altas del distrito de Santa Rosa, al norte de Lima, donde hay reportes de intermitentes restricciones en el abastecimiento de agua. Por estos días, y a pesar de las medidas dispuestas por las autoridades locales para la distribución gratuita, hay sectores donde que el líquido no ha llegado hasta por ocho días, de acuerdo a informaciones de la población e imágenes registradas por OjoPúblico en el lugar.

“Los aguateros ya no quieren trabajar, porque [aseguran que] Sedapal no les quiere pagar desde hace dos semanas; se han puesto en huelga allá en el surtidor y han dicho: mientras no nos paguen, nosotros no podemos salir”, decía al mediodía de ayer por vía telefónica el dirigente Alejandro Castro, presidente de la Asociación Proyecto Integral, una de las cinco organizaciones de personas que habitan la parte alta de Santa Rosa.

El representante vecinal indicó que los distribuidores de agua se negaban a realizar el reparto arguyendo que debían cubrir el costo del combustible y de los eventuales desperfectos en los vehículos. Un día antes, el autor de las imágenes había registrado el problema en un recorrido de varias horas. Para entonces, algunas familias ya habían consumido las reservas de sus depósitos y llevaban tres días sin agua.

“La población se encuentra con bastante necesidad”, indicó Castro.

La Asociación Proyecto Integral, una de las cinco del sector, agrupa a medio millar de familias. Aunque existe desde hace veinte años, hasta ahora no cuenta con instalaciones de agua y desagüe. Los estudios técnicos necesarios para obtenerlas estaban en proceso en febrero y marzo, justo antes de la declaratoria del estado de emergencia.

El abastecimiento de un amplio sector de viviendas se realiza mediante camiones cisterna, pero hasta ayer iban ocho días después de la última vez que uno de estos vehículos descargó agua en los tanques de la zona, que permiten a las familias realizar sus labores cotidianas.

Hacia la tarde de ayer, un representante de los distribuidores, identificado como Julio Lázaro, aseguró que el problema se había superado y que hoy de restablecería el reparto de agua en las distintas zonas afectadas por la paralización, pero los vecinos de Alejandro Castro estaban escépticos, porque han escuchado la misma versión más de una vez en los últimos días.

Al cierre de edición no se pudo obtener la versión de Sedapal sobre la falta de pago aducida por los distribuidores de agua.

Incluso si se soluciona el último incidente, la alerta mantiene en vilo a unas 12 mil familias de distintas asociaciones de las zonas altas de Santa Rosa, donde toda interrupción deja un saldo de personas que experimentan un golpe tras otro en medio de la pandemia.

Actualización [24 de abril]

A través de un comunicado, Sedapal indicó que se encuentra al día con los pagos de todos los distribuidores y negó que hubiera alguna huelga de aguateros en Lima. “El abastecimiento del servicio de agua potable mediante camiones cisterna en la zona se encuentra asegurado”, indicó la institución.

Sin embargo, las quejas de los pobladores consignadas en este reportaje fueron recogidas por el autor de estas imágenes en el lugar el martes último y confirmadas por el representante de la Asociación Proyecto Integral un día después, vía telefónica.

El abastecimiento de la zona se restableció ayer, 23 de abril, después de que se arreglara la situación registrada en las imágenes.

musuk agua 2

FLOTA. Camiones cisternas a la espera de recargar en el surtidor de la zona. Siete de esos camiones abastecen los sectores altos de Santa Rosa.

musuk agua 3

LAVADO. Las familias deben agenciárselas para mantener la higiene con poco acceso al agua.

musuk agua 4

VECINOS. La Asociación Proyecto Integral, que agrupa unas quinientas familias, es una de las cinco que han sido afectadas por las interrupciones del abastecimiento.

musuk agua 5

FILA. La incertidumbre genera que a cada tanto se formen colas ante el rumor de la llegada de ayuda, aunque no se sepa exactamente qué.

musuk agua 7

HUELGA. El último incidente se originó cuando los encargados de la distribución se resistieron a salir aduciendo falta de pago.

musuk agua 8

DESIERTO. Veinte años después de su creación, la asociación sigue sin instalaciones de agua ni desagüe. El expediente técnico para obtenerlos estaba listo cuando empezó la emergencia sanitaria.

Este reportaje es parte de un especial fotográfico realizado con el apoyo del National Geographic Society COVID-19 Emergency Fund for Journalism.

 

Acceda a la fuente original aquí