Fuente: Jaime Coronado

CARMEN PIMENTEL SEVILLA , UNA EXTRAORDINARIA MUJER. Por Jaime Coronado

Una recomendación de Piero Quijano Pimentel

Puede ser una imagen en blanco y negro de 2 personas y personas de pie

En un Seminario dedicado a Aníbal Quijano, era justo e inevitable, que yo rindiera unas palabras a Carmen Pimentel, su compañera de toda una vida. Denuncie la injustica machista de aquel decir que “Atrás de todo gran hombre, esta una gran mujer”. No “atrás”, a su costado, y muchas veces, “adelante”, se encuentra una gran mujer, con luz propia, como es el caso de Carmencita, como yo siempre la llamé.

Y es que es cierto, como contó Mirko Lauer, que al visitar frecuentemente su casa, el cariño, la atención, las sugerencias y hasta los consejos, no eran sólo de Aníbal, sino de Carmen, porque cuando yo los visitaba, ella se unía a la conversación, o prontamente era llamada por Aníbal, y la conversación no era de dos, sino de tres. Nunca olvidaré cuando almorzabamos juntos, pasado al medio día, cuando ella venía a su casa rauda desde Villa El Salvador.

Carmen es educadora egresada de la Universidad Católica del Perú y es psicóloga clínica, doctorada en la Universidad Mayor de San Marcos en Lima, institución en la que enseñó hasta su jubilación. Realizó sus estudios de perfeccionamiento e investigación en Santiago de Chile. Realizó sus estudios de post-grado en la Universidad de Chile y en la Universidad Católica de Chile. Vivió en Santiago entre 1962 y 1971. Producto de sus investigaciones en las “callampas”, publicó el libro “Vidas Marginales”. La repercusión de este libro le mereció figurar en la lista de libros quemados por el General Pinochet. Se ha dicho que al explorar el paisaje social de los años sesenta en Chile, el libro de Carmen,

“Explora aquel paisaje cruel, donde reflorecen aromas de miseria, tufo ocre de conventillo, aromas de callampa donde flameaba a los cuatro vientos la herejía indómita de la pobreza. El libro de Carmen, a modo de retazos, está hecho de una escritura confesional, de susurros poblacionales, al agarre incierto de una realidad sumergida en el inconsciente social, en los humedales urbanos del invierno triste y feo. Este libro lo conforman entrevistas y voces pálidas en el descascarado mapa de la sobrevivencia santiaguina de ese tiempo donde se levantó la metrópolis que es hoy la engreída capital de Chile”. Pedro Lemebel.

De regreso al Perú funda y organiza el Servicio de Psicología en Collique, zona marginal y extrema de Lima, servicio que fue incorporado al Hospital Nacional de Collique, dirigiéndolo hasta el año 1986. Su labor académica la realiza como Profesora Principal de la Escuela Académica de Psicología de la UNMSM. Ha sido profesora invitada y conferencista en numerosas universidades norteamericanas y en la Universidad Autónoma de México. durante el año 1974. En 1983 y 1984 fue profesora y conferencista en Washington y Nueva York, invitada por el Institute for Policy Studies, que contaba en esos años con la dirección de Isabel Letelier. Prosiguió sus investigaciones en Washington, en el Proyecto de Mujeres del Tercer Mundo.

Entre sus publicaciones principales están Familia y violencia en la Barriada (1983), Violencia, familia y niñez (1995), Familia y cambio social (1999), Salud mental y comunidad (2000) y Poder, ciudadanía, derechos humanos y salud mental (2007). Desde 1987 fundo y dirige en Villa El Salvador, el Centro Comunitario de Salud Mental –CECOSAM-, como un novedoso servicio psicológico a las poblaciones pobres y marginadas, con quienes se ha identificado durante toda su trayectoria intelectual y profesional.

Es desde ahí que organizo sus muy importantes Seminarios Nacionales e Internacionales en relación con la Salud Mental, especialmente de las poblaciones pobres del Perú, y donde ella, insistía, debía yo participar. En uno de esos Seminarios, fue ella la que me “doctoro”, en una imborrable anécdota que más adelante contaréMi homenaje, reconocimiento y tributo, con entrañable cariño, a tan extraordinaria mujer y a tan extraordinaria amiga, y a tan extraordinario ser humano.

Acceda a la fuente original aquí