Tomado de: Noticias SER.PE

Lo que puede venir después del voto de confianza. Por Carlos Reyna (Sociólogo)

cover
Foto: PCM

Finalmente, después de cierta incertidumbre en los días previos, el Gobierno de Pedro Castillo logró el voto de confianza. Ha ocurrido después de un proceso que ha dejado algunas interesantes señales respecto a lo que puede ocurrir en la movida escena política peruana en los próximos meses.

Una nueva correlación de fuerzas en el Congreso

Hasta el día de la presentación del gabinete el escenario congresal estaba dominado por el protagonismo de los dos polos contrapuestos que hay allí. El oficialista, formado por Peru Libre más Juntos por el Perú y Somos Perú, y su oposición radical, compuesta por la ultraderecha encarnada en Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País.

Para obtener el voto de confianza, el polo oficialista, liderado por el jefe del gabinete de ministros, y seguramente con el respaldo del Presidente Castillo, buscó acercarse a otros tres partidos ubicados en una posición de centro entre los dos polos: Acción Popular, Alianza para el Progreso y Podemos. Lo logró y por eso resultó ganando la buscada confianza.

Todo indica que de esas tres fuerzas de centro, Perú Libre prioriza el entendimiento con Acción Popular y que esta ha aceptado tener una buena interlocución con el gobierno. Ambos salen ganando con ese buen trato. El gobierno, una cierta apertura para sus proyectos de parte de la Mesa Directiva del Congreso. Acción Popular, su consolidación como una fuerza clave para el juego político que ha de venir.

A esa primera buena onda hay que sumarle la que también parece haber establecido el gobierno con Alianza para el Progreso y Podemos. ¿Qué ganarían ambos lados en este caso? El gobierno, más votos para sus proyectos. Los otros, una cierta receptividad en el Ejecutivo para sus expectativas. Como se sabe, los dueños de ambos partidos tienen intereses en el negocio educativo universitario. El premier Guido Bellido hizo hace poco el anuncio de una medida que debilitaría el rol de SUNEDU en la supervisión de las universidades. Por otro lado, en su discurso ante el Congreso no mencionó a esta entidad, ni en castellano ni en quechua. No es muy edificante, pero así es la política en el Perú y en muchas otras partes.

Si estos nuevos lazos, entre el polo de izquierda oficialista y los grupos de centro en este Congreso, se afirman, es posible que, por lo menos hasta cierto punto, la relación política entre Ejecutivo y Congreso disminuya sus tensiones, se reduzca la posibilidad de una peligrosa confrontación entre esos dos poderes del Estado y el régimen político comience a estabilizarse.

Esto ha podido ocurrir, en buena medida, no tanto por la sagacidad política de los lideres de estos grupos, sino por la torpeza de la ultraderecha empecinada en derribar al gobierno de Castillo cueste lo que cueste, con lo cual solo obtuvo el distanciamiento de los mencionados grupos ubicados al centro en el mapa congresal. Ahora la ultraderecha ha quedado aislada, y seguramente continuará extremista, pero no debe ser subestimada. Suman 43 votos que pueden ser decisivos si el pacto implícito entre izquierda – centro se descompone frente a algunas cuestiones importantes.

Guido Bellido podría adquirir un peso político propio frente a Cerrón

A Pedro Castillo aún le va a ser difícil cortar amarras con Vladimir Cerrón. Quedó demostrado cuando no pudo lograr los cambios que quiso antes de la presentación del gabinete en el Congreso. Las tensiones con Cerrón aún existen, solo que Castillo no puede darse el lujo de perder los votos de la bancada que controla el líder de Perú Libre.

Por su lado, Bellido ha tenido una muy buena performance en el debate sobre el voto de confianza. Sin estridencias, y con un estilo amigable y elocuente, sacó de sus casillas a las bancadas de ultraderecha, propició su aislamiento y contribuyó así a la buena votación que obtuvo la confianza en el gabinete.

Ese desempeño puede convertirlo en una figura con peso propio respecto a Cerrón pues mostró un estilo dialogante, notoriamente diferente y más efectivo que el modo agresivo y polarizante de quien ha sido su jefe hasta ahora. De hecho, Cerrón genera más rechazo que empatía. Así, para Castillo, Bellido le está resultando ahora más útil que Cerrón y su mutuo acercamiento podría terminar reduciendo la gravitación de este último.

Se va a acentuar la necesidad de que Pedro Castillo supere la debilidad de su liderazgo

El presidente Castillo aún mantiene en la penumbra dos cosas: cuál es la ruta y cuáles los cambios principales que orientarán a su gobierno, y cuál va a ser finalmente su verdadero equipo de gobierno. Lo primero no ha quedado claro ni con su mensaje de toma de mando ni con el discurso del premier en el Congreso. Respecto a lo segundo, oscila entre el llamado Buró Politico de Peru Libre y el grupo de ministros con los que ve la gestión aparentemente más técnica pero que también es política. La indefinición sobre ambas cosas produce contradicciones, confusiones y una muy deficiente comunicación que rodea cada decisión o acto importante del gobierno.

Esa ruta y ese equipo de gobierno real tendrán que aclararse muy pronto. En días muy cercanos comenzarán a llover cuestiones importantes sobre los que el gobierno tendrá que tener señales claras para sus propios seguidores, gestores y congresistas así como para sus aliados. No hacerlo lo expondrá a serios problemas en cuanto a su capacidad de gobernar y se abrirá flancos frente a sus adversarios más enconados.

Las bancadas ultraderechistas irán ahora por la censura de ministros

Ya lo anunciaron personajes como el almirante Montoya. Frente a ello, el premier Bellido ha anunciado que no tienen pensado cambiar a ninguno y ha sugerido que, para defenderlos, podrían hacer cuestión de confianza ante esas mociones.

Eso sería sobreestimar sus propias fuerzas y jugar con la suerte del gobierno. Sería un craso error si la aplican en todos los casos, porque hay algunos ministros indefendibles. Recurrir a la cuestión de confianza expondría al gobierno a que los ultraderechistas obtengan la adhesión de las bancadas de centro y la correlación de fuerzas se deteriore en perjuicio del gobierno. De hecho en las semanas siguientes habrán temas de fondo que comenzarán a debatirse y sobre las cuales van a necesitar el apoyo de esas bancadas de centro.

Algunos de los temas de gobierno más importantes a presentarse ante el Congreso

Entre esos temas de fondo más importantes, estarán el pedido de facultades legislativas para el Ejecutivo en materia tributaria, salud y seguridad social; el envío del proyecto de presupuesto de la república 2022; la propuesta de los representantes del Poder Ejecutivo en el Directorio del Banco Central de Reserva; el debate sobre el proceso de elección de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional. Con temas así de importantes y complicados, solo para comenzar, se entiende por qué es urgente que el gobierno de Pedro Castillo supere sus debilidades y mantenga controladas sus amenazas.

Acceda a la fuente original aquí