Tomado de: Manrique Guzman Arturo

EDGAR MORIN – ¿HACIA EL ABISMO? GLOBALIZACIÓN EN EL SIGLO XXI

Puede ser una imagen de texto que dice "Edgar Morin ¿Hacia el abismo? Globalización en el siglo XXI Paidós"

Este libro de Morin, publicado originalmente en el 2007, resulta relevante en la actualidad. Como muchos otros trabajos de su autoría, nos ofrece un diagnóstico de la modernidad y de la sociedad planetaria, en general, y los riesgos y posibilidades que conllevan para la especie humana. Hemos tomado al azar algunas citas del libro que nos dan una idea clara sobre su contenido.

“Hoy, el progreso científico ha permitido la producción y la proliferación de armas nucleares y de otras armas de destrucción masiva, químicas o biológicas. El progreso técnico e industrial ha provocado un proceso de degrada-ción de la biosfera. La globalización del mercado econó-mico, sin regulación externa ni verdadera autorregulación, ha creado nuevos islotes de riqueza, pero también zonas crecientes de pobreza, como en América Latina y en China, ha suscitado y suscitará un rosario de crisis, y su expansión continúa bajo la amenaza del caos. Los avances de la ciencia, la técnica, la industria y la economía, que a partir de ahora propulsan la nave espacial Tierra, no están re-gulados por la política, la ética ni el pensamiento.

La amplificación y la aceleración de estos procesos sin control pueden ser consideradas feedbacks (retroacciones) positivos que constituyen una ruptura de las regulaciones mediante la amplificación y la aceleración de los propios avances desenfrenados. Así, lo que parecía asegurar el progreso humano aporta algunos progresos puntuales y posibilidades de progreso futuro, pero también contribuye a la creación y al incremento de peligros fatales para la humanidad.

Paradójicamente, estos avances están acompañados de múltiples regresiones que pueden adoptar la fisonomía de una gran regresión hacia la barbarie.

Las guerras se multiplican sobre el planeta y se caracterizan cada vez más por sus componentes étnico-religiosos. Por todas partes, el orden cívico experimenta una regresión y la violencia gangrena las zonas suburbanas. La criminalidad mafiosa se ha vuelto planetaria. La ley de la venganza reemplaza a la ley de la justicia pretendiendo ser la justicia verdadera. Las concepciones maniqueas se apoderan de las mentes presentándose como racionalidad. Este crecimiento de los procesos regresivos puede ser considerado un feedback positivo del cuadrimotor ciencia-técnica-industria-economía. La barbarie de odio, que emerge de las profundidades de otras épocas históricas, se combina con la barbarie anónima y fría de la técnica propia de nuestra civilización. Su alianza amenaza el planeta”.

“Nos dirigimos hacia la catástrofe. J.-P. Dupuy, en su libro Pour un catastrophisme éclairé3 [Para un catastrofismo ilustrado] nos lo explica con exactitud, y propone paradójicamente que reconozcamos la inevitabilidad de la catástrofe para intentar evitarla. Pero además de señalar el hecho de que el propio sentimiento de inevitabilidad puede conducir a la pasividad, Dupuy identifica incorrectamente lo probable dentro de lo inevitable. Lo probable es aquello que a un observador, en un tiempo y un lugar determinados, disponiendo de las informaciones más fiables, se le aparece como el proceso futuro. Y efectivamente todos los procesos actuales conducen a la catástrofe. Pero lo improbable permanece como posible, y la historia nos ha demostrado que lo improbable podía reemplazar a lo probable, como ocurrió entre finales de 1941 y principios de 1942, cuando lo que era probable en 1940-1941 —la dominación del imperio hitleriano sobre Europa durante un largo periodo de tiempo— dio paso a un nuevo probable que lo volvió improbable —la victoria aliada sobre la Alemania nazi—. De hecho, todas las grandes innovaciones de la historia Kan sido marginales y han quebrado las probabilidades que existían antes de su desarrollo: así ocurrió con el mensaje de Jesús y de Pablo, con el de Mahoma, con el desarrollo del capitalismo y, después, del socialismo.

La puerta está, por tanto, abierta a lo improbable, incluso aunque el crecimiento del caos mundial vuelva eso actualmente inconcebible”.

“La occidentalización dominadora ha provocado la crisis de las sociedades tradicionales. Estas últimas han intentado superar su crisis con recetas venidas de Occidente: democracia, socialismo, capitalismo, desarrollo…

Y las soluciones a su crisis han entrado en crisis. De ahí el retroceso hacia las raíces etnoreligiosas, que, sin embargo, provocará nuevas crisis. A esto hay que añadir la crisis de la civilización occidental. Esta última, al privilegiar la técnica y lo económico, lo material y lo cuantitativo, ha creado nuevas incomodidades que han confluido en un malestar en el seno del bienestar material…

A las crisis de las civilizaciones se les ha añadido la crisis de la civilización occidental. Esta última, aunque en crisis, continúa siendo el modelo de «desarrollo» que constituye para los ciegos la salida a todos los problemas humanos, mientras que el desarrollo del desarrollo conduce, como hemos dicho más arriba, hacia el abismo”.

“En adelante las palabras «reforma» o «revolución» serán insuficientes, la única perspectiva de salvación será la de una metamorfosis”.

“Cuando un sistema es incapaz de tratar sus problemas vitales, o bien se desintegra, o bien es capaz en su desintegración de metamorfosearse en un meta- sistema más rico, capaz de resolver sus problemas. Y aquí nos resulta útil la idea de feedback positivo. En el mundo físico, un feedback positivo conduce infaliblemente a la desintegración o a la destrucción. Pero en el mundo humano, como ha señalado Magoroh Maruya- ma, el feedback positivo, al desintegrar antiguas estructuras esclerotizadas, puede provocar la aparición de fuerzas de transformación y de regeneración. La metamorfosis de la oruga en mariposa nos ofrece una metáfora interesante: cuando la oruga se envuelve en el capullo, comienza un proceso de autodestrucción de su organismo de oruga, y este proceso es, al mismo tiempo, el de la formación del organismo de mariposa, el cual es, a la vez, igual y distinto del de la oruga. Esto es la metamorfosis. La metamorfosis de la mariposa está preorganizada. La metamorfosis de las sociedades humanas en una sociedad-mundo es aleatoria, incierta, y depende de los peligros de un caos que, sin embargo, le resulta necesario”.

“Así pues, es el mismo proceso el que trae consigo una amenaza y una promesa. Vamos hacia el abismo o hacia la metamorfosis, y tal vez a lo uno en lo otro”.

“De todas formas, TENEMOS QUE ABANDONAR EL SUEÑO DE UN MUNDO DOMINADO; LAS BACTERIAS Y LOS VIRUS YA NOS HAN HECHO SABER QUE SALEN REFORZADOS DE TODO LO QUE INTENTA ELIMINARLOS DEFINITIVAMENTE. El porvenir siempre conllevará riesgo, azar e incertidumbre, pero también implicará la capacidad creadora, el desarrollo de la comprensión y de la bondad, y una nueva conciencia humana”.

Pueden descargar el PDF del libro en la siguiente dirección electrónica:

https://es.scribd.com/…/311…/Morin-Edgar-Hacia-El-Abismo